Geoparque Molina-Alto Tajo

Los geoparques son territorios que presentan un patrimonio geológico notable, que es convenientemente conservado y utilizado como motor para el desarrollo local. Desde noviembre de 2015, los geoparques son, además, un subprograma de la UNESCO incluido dentro del programa de Ciencias de la Tierra y Geoparques.

La declaración de geoparque lleva implícita unos objetivos económicos y de desarrollo muy claros basados en tres principios básicos: La existencia de un patrimonio geológico que sirva de protagonista y eje conductor; la puesta en marcha de iniciativas de geoconservación y divulgación y la potenciación del desarrollo socioeconómico y cultural a escala local.

El Geoparque de la Comarca de Molina de Aragón-Alto Tajo recibió las credenciales como miembro de pleno derecho de la Red Europea (EGN-European Geoparks Network) y la Red Global de Geoparques (GGN-Global Geopark Network) en septiembre de 2014,

El territorio del Geoparque se corresponde con el Señorío de Molina–Alto Tajo, una de las cuatro comarcas naturales que conforman la provincia de Guadalajara, en la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha. Abarca total o parcialmente 70 términos municipales, siendo Molina de Aragón la localidad más importante en población.

El área del Geoparque abarca 4.186,9 km2 y está poblado por 10.370 habitantes, de los cuales un tercio viven en Molina de Aragón. La densidad de población es de tan sólo 2,0 habitantes por km2. Se trata, por tanto, de una zona muy extensa pero muy despoblada, considerada un desierto demográfico. Este territorio presenta una total continuidad geográfica y paisajística, y no existen elementos antrópicos de gran envergadura que fragmenten o dividan el territorio, y la naturalidad es una característica de este territorio. Es un espacio bien conservado donde hombre y naturaleza conviven en equilibrio. No existen grandes instalaciones de ganado intensivo, ni tampoco industrias de transformación o polígonos industriales de relevancia.

Patrimonio geológico
En general, la comarca del Molina y el Alto Tajo se caracteriza por presentar un rico patrimonio geológico así como una notable geodiversidad. Destaca la presencia de importantes series estratigráficas paleozoicas (Ordovícico y Silúrico) y mesozoicas (Triásico, Jurásico y Cretácico), la amplia variedad litológica, la existencia de diversos yacimientos mineralógicos y paleontológicos, diferentes ámbitos tectónicos y una gran diversidad geomorfológica que se traduce en la variedad de los paisajes presentes en el territorio. Por citar tan sólo algunos ejemplos, destacan la sección del Silúrico inferior, que constituye un referente bioestratigrafico mundial; la sección del límite Toarciense-Aaleniense de Fuentelsaz, uno de los tres Global Boundary Stratotype Section and Point (GSSP) ubicados en España y aprobado por la Unión Internacional de Ciencias Geológicas (IUGS); los árboles fósiles pérmicos de la Sierra de Aragoncillo; la localidad-tipo del aragonito; la sección Pérmico-Triásico del Barranco de la Hoz; o los pliegues de Orea y Cuevas Labradas.

Patrimonio natural y cultural
El patrimonio natural del territorio es muy destacado, no sólo por el patrimonio geológico presente, sino también por la existencia de numerosos enclaves de interés para la fauna, la vegetación y flora, dando lugar a hermosos y variados paisajes. De hecho, uno de los principales atractivos naturales de este territorio es la estrecha relación entre la geodiversidad y la biodiversidad, pues la primera condiciona absolutamente a la segunda, siendo posible establecer asociaciones biunívocas entre bio y geodiversidad. 

Con respecto al patrimonio cultural, en el área se encuentran censados 10 Bienes de Interés Cultural, 8 con la categoría de monumento y 2 zonas arqueológicas. Monasterios, castillos, salinas, ejemplos de arquitectura religiosa (iglesias) y civil (casas fuertes), puentes, acueductos, antiguas fábricas, necrópolis, restos de murallas… prácticamente todos los municipios albergan en su término alguna manifestación de patrimonio cultural tangible y monumental.

El proyecto de Geoparque

Hoy en día, son dos las entidades locales que realizan una labor permanente de investigación y divulgación en este territorio: el Parque Natural del Alto Tajo y el Museo Comarcal de Molina de Aragón. Desde su creación en el año 2000, el Parque Natural del Alto Tajo se ha convertido en un referente nacional por la puesta en marcha de numerosas iniciativas de geoconservación, inventario del patrimonio geológico y divulgación geológica enmarcada en diferentes programas de uso público del patrimonio natural.

Entre ellas destaca el proyecto Geo-rutas, puesto en marcha en 2006 con objeto de dotar al espacio protegido de un conjunto de recursos de interpretación geológica. Como resultado del proyecto, el Parque Natural cuenta en la actualidad con 9 rutas de interpretación geológica autoguiadas (con un total de 120 kilómetros y 91 paradas equipadas con paneles y placas), a las que hay que añadir otras dos de reciente creación fuera del Parque, en el Valle del Mesa y en la Sierra de Caldereros; una colección de diez folletos para visitar estas rutas, una guía geológica del Parque Natural (premiada internacionalmente) y diversa información geológica en los cuatro centros de interpretación del Parque Natural.

Por su parte, el Museo Comarcal de Molina desarrolla desde hace más de una década una intensa y prolífica labor divulgativa de la Paleontología, Mineralogía. Arqueología y Ciencias Naturales, con exposiciones, publicaciones, seminarios y muchas otras actividades.

Accesos: 

El centro del territorio del Geoparque es la localidad de  Molina de Aragón, a la que se accede por la N-211, desde la autovía A2

Localizador de Espacios Naturales Protegidos